Albares afirma que el suministro de gas de Argelia no está en riesgo






El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, ha asegurado este miércoles que el suministro de gas procedente de Argelia no está en riesgo a pesar de la ruptura del tratado de amistad con España por su cambio de posición sobre el Sáhara Occidental.

«El Gobierno argelino es muy conocido por ser un socio fiable, un suministrador fiable. Se han dado garantías al máximo nivel, por lo que nada indica que vaya a ser de otra manera», ha defendido el ministro ante los medios de comunicación a su llegada a la primera jornada del III Foro Internacional Expansión en Alcalá de Henares.

Apenas unas horas después, Argelia ha ordenado congelar a partir de este jueves el comercio exterior con España. Una acción directa tras el anuncio del presidente del país, Abdelmayid Tebune, de suspender de manera «inmediata» el tratado de amistad suscrito hace casi dos décadas como represalia por su «injustificable» apoyo al plan de autonomía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental.

Argelia suspende el tratado de amistad y cooperación con España por su «injustificable» postura sobre el Sáhara

Ante esto, Albares ha lamentado la decisión de Argel y ha reiterado el compromiso del Ejecutivo español al tratado de amistad y cooperación, así como su voluntad «de tener las mejores relaciones» con Argelia y el resto de vecinos, siempre basadas en «el respeto mutuo, cooperación y en todo aquello mutuamente beneficioso para nuestros pueblos». «Eso es lo que queremos y esa es la voluntad y, por tanto, reitero nuestra adhesión a los principios que rigen el tratado de amistad», ha concluido.

Mientras, parte del arco parlamentario acusa al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de no calcular las repercusiones de sus decisiones.

Piden la comparecencia de Albares en el Congreso

Tras conocer la suspensión del tratado de amistad con España, el PP ha solicitado la comparecencia en el Congreso de Albares para que dé explicaciones en sede parlamentaria, una petición que el titular de Exteriores ha asegurado que no tiene problemas en aceptar.

El Grupo Popular considera que el anuncio de Argelia obedece a la ausencia de una «verdadera política exterior con sentido de Estado», así como a «los giros unilaterales y los bandazos del presidente del Gobierno, porque allí donde hay un problema, en lugar de resolverlo, genera tres».

«Argelia rompe el tratado de buena vecindad con España. Otra consecuencia de la falta de política de Estado», ha criticado la secretaria general de los ‘populares’, Cuca Gamarra, a través de su cuenta de Twitter. También el vicesecretario de Institucional, Esteban González Pons, quien ha asegurado que la decisión de Argelia se debe a la «política individualista, tramposa y errática» del jefe del Ejecutivo con el Mabreb.

«Se lo advertí esta mañana al autócrata y unas horas después se confirma el augurio», ha escrito el líder de Vox, Santiago Abascal, que ha defendido «echar» al jefe del Ejecutivo para recuperar la soberanía y el prestigio internacional porque, según ha dicho, sus «caprichos» marcan la política exterior de España.

A la petición de comparecencia del PP se ha sumado Ciudadanos, que también ha exigido que se presente la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera. El portavoz parlamentario de este partido, Edmundo Bal, ha destacado que el anuncio de Argelia se produce «justo después de que Sánchez sacara pecho de lo bien que lo hace todo y de exigirnos a la oposición altura de miras y sentido de estado».

«El presidente Sánchez ha empleado más de seis horas hoy en el Congreso para explicar la nueva relación con Marruecos y las consecuencias en relación con Argelia. A Argelia no le ha gustado un pelo, claro», ha añadido la diputada y portavoz económica de esta formación, María Muñoz.

Los socios de investidura cuestionan la postura del Gobierno

Los socios de investidura del Gobierno también han criticado el giro dado por el Ejecutivo en la política con Marruecos, y la diputada de ERC, Marta Rosique, ha lamentado que el Ejecutivo no esté calculando las consecuencias de sus acciones: «ni calcularon el impacto del cambio de posición sobre el Sáhara Occidental, y se quedaron solos en el Congreso, ni la tensión que generan con Argelia».

EH-Bildu cree que el Gobierno «ha abandonado al pueblo saharaui a cambio de contentar a Marruecos y ha provocado una triple crisis: con Argelia, con el Frente Polisario y con la mayoría de la investidura» y pide una rectificación.

Por su parte, Pablo Perpinyá, de Más País, se ha preguntado «qué estrategia de ‘defensa de los intereses españoles’ provoca una crisis diplomática con un socio estratégico como Argelia y causa una subida del precio del gas que terminan pagando las familias españolas».

Ver noticia en: www.rtve.es