Albares señala a Argelia como única responsable de la «escalada»






El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, ha señalado este viernes a Argelia como única responsable de la «escalada» tras la decisión de suspender las operaciones de comercio exterior con España por el cambio de posición de sobre el Sáhara Occidental. Es por ello que llama a retomar el diálogo y las «relaciones basadas en la amistad». 

Tras reunirse con el vicepresidente de la Comisión responsable de la política comercial de la UE, Valdis Dombrovskis, el ministro español ha asegurado que la «decisión unilateral viola el acuerdo de asociación» de Argelia con la Unión Europea (UE). «Por lo tanto, aunque va dirigida a España, afecta al mercado único, las relaciones económicas y comerciales de Argelia» con la Unión Europea, ha añadido.

Asimismo, ha recordado que la relación comercial entre ambas partes «se rige por un acuerdo de asociación que tiene unos artículos en los párrafos muy claros«, y ha avanzado que la Comisión Europea «tiene herramientas e instrumentos para poder hacer frente a cualquier tipo de situación».

Pese a ello, el jefe de la diplomacia española ha insistido en el deseo de mantener con Argelia el diálogo y «la misma relación que con todos los vecinos», basada en el respeto mutuo y en la «libertad» y soberanía, ya que el «debate tiene que darse dentro de España, no a través de terceros o apoyando a terceros».

Achaca la crisis a las decisiones unilaterales de Argel

El ministro ha achacado la crisis a las decisiones unilaterales de las autoridades argelinas y ha defendido que España «no ha tomado ni una sola decisión» que afecte a Argelia para producir «ninguna escalada». En esta línea, ha evitado hablar de fallos de cálculo por parte del Ejecutivo español en su política exterior.

Por otro lado, preguntado por la petición del Partido Popular para que comparezca en el Congreso Pedro Sánchez, Albares ha dicho estar «perplejo» por que se exijan explicaciones al presidente del Gobierno por las decisiones externas de un tercer país.

«Hay momentos en que somos gobierno y oposición y hay momentos en que tenemos que ser España», ha insistido, para acto seguido tachar de «deslealtad e irresponsabilidad» con el país y las instituciones europeas, de las que asegura contar con su respaldo.

Albares se reúne en Bruselas con el responsable de Comercio

Previamente, Dombrovskis y el alto representante para la Política Exterior de la UE, Josep Borrell, han dicho en un comunicado que la Comisión sigue la crisis con «suma preocupación» y analiza las instrucciones de Argel a «las instituciones financieras para detener las transacciones entre los dos países, que a primera vista parecen violar el Acuerdo de Asociación UE-Argelia».

La Comisión considera que la congelación de las operaciones bancarias relacionadas con el comercio exterior de productos y servicios «daría lugar a un trato discriminatorio de un Estado miembro» y que «afectaría negativamente al ejercicio de los derechos de la Unión en virtud del Acuerdo».

Poco después de conocerse la advertencia de Bruselas, Argelia ha emitido un comunicado desmintiendo que haya congelado las transacciones comerciales con España y asegurando que no cortará el suministro de gas. «La Comisión Europea reaccionó sin consulta previa ni verificación alguna con el gobierno argelino ante la suspensión por parte de Argelia de un tratado político bilateral con un socio europeo, en este caso España», ha denunciado la misión argelina ante la UE. 

«Argelia ya ha hecho saber por la voz más autorizada, la del Presidente de la República, que seguirá cumpliendo todos los compromisos asumidos en este contexto, corresponde a las empresas comerciales interesadas a asumir todos sus compromisos contractuales», ha precisado.

El Gobierno aboga por una respuesta «serena y firme»

Este jueves Albares aseguró que el Gobierno estaba estudiando «el alcance» de la suspensión del Tratado de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación y abogó por dar una respuesta «serena, constructiva y firme», según los «intereses de España». «Tenemos que analizar esta medida, qué es lo que supone, qué es lo implica a nivel nacional y europeo y dar la respuesta adecuada para que los intereses de España queden defendidos», señaló.

El titular de Exteriores volvió a repetir que actualmente «no hay ningún inconveniente» con el flujo de gas, ya que Argelia es el segundo mayor proveedor de gas de nuestro país después de Estados Unidos: «Lo que nos trasladan las compañías gasísticas es que no hay ninguna dificultad con respecto a esta medida para que esto siga siendo así».

Argelia es el segundo socio comercial de España en África, después de Marruecos, mientras que el país norteafricano ocupa el puesto 28 entre los socios de la UE.

Ver noticia en: www.rtve.es