así es la medida que rebajará entre un 15 y un 20% la factura de la luz






La Comisión Europea ha aprobado este miércoles la «excepción ibérica» para abaratar el precio de la luz en España y Portugal. La medida entrará en vigor a partir del próximo martes 14 de junio y se traducirá en una bajada del precio mayorista de la luz.

Así, Bruselas da luz verde al límite del precio del gas natural aprobado el 13 de mayo por el Gobierno, que estableció un precio medio de 48,8 euros/MWh para el gas que se usa para producir electricidad. Este mecanismo se traducirá en un ahorro entre el 15% y el 20% de la factura de la luz de los hogares, tal y como ha indicado este jueves la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera.

Viendo ese horizonte, los clientes quieren saber cómo les va a afectar en su economía doméstica: ¿cuándo van a notar ese ahorro? ¿Afectará a todos por igual? ¿Hasta cuándo estará vigente esta medida?

¿Cuándo se va a notar en la factura?

El límite al precio del gas entrará en vigor el próximo martes, 14 de junio, aunque se notará de forma efectiva en el mercado mayorista de la luz al día siguiente, el 15 de junio, cuando también lo empezarán a percibir los hogares en su factura.

¿Hasta cuándo durará la medida?

El límite al gas tendrá una duración de 12 meses. Durante ese periodo afectará al precio de la electricidad y «rebajará las facturas de las familias y las empresas y les protegerá de la volatilidad de los precios del gas en los mercados internacionales», según el Gobierno.

¿Cuánto va a bajar el recibo?

Las familias notarán un ahorro del 15% al 20% en su factura, tal y como ha indicado este jueves la ministra Ribera. La medida estará operativa desde el 15 de junio, así que los hogares lo notarán en la factura de julio, donde los clientes podrán ver un precio más barato reflejado en el apartado correspondiente a la energía.

¿A qué clientes afecta?

Aunque «supondrá un beneficio neto para todos los clientes«, el ahorro afectará «de forma inmediata» a los que estén acogidos al mercado regulado, es decir, a la tarifa PVPC.

De esta manera, lo notarán inmediatamente el 37% de los consumidores domésticos (unos 11 millones de hogares) y hasta el 70% de los industriales, que son los que están acogidos a la tarifa regulada, según ha afirmado la ministra. Cabe recordar que estos clientes tienen una potencia contratada menor a 10 kilovatios hora y, entre ellos, hay familias acogidas al bono social.

Por otra parte, también se beneficiarán los consumidores del mercado libre que tengan un precio fijo contratado con su compañía, aunque la ministra ha matizado que lo notarán de manera «progresiva», cuando se actualicen los precios de sus tarifas contratadas.

En este contexto, las organizaciones de consumidores y los expertos en energía recomiendan a los usuarios mirar la letra pequeña de la factura que les llegue a casa, con especial atención al vencimiento del precio contratado para saber cuándo se producirá la actualización.

¿Bruselas plantea tomar alguna otra medida a nivel europeo?

La ministra Ribera ha abierto la puerta este jueves a una actualización del mercado eléctrico europeo, destacando el pronunciamiento de Von der Leyen de este miércoles, donde señaló que el actual sistema «ya no funciona» y apostó por reformar el mercado eléctrico europeo para evitar que el elevado precio del gas condicione el del kilovatio.

La «excepción ibérica» aprobada por Bruselas es una medida «excepcional e innovadora», un gesto con los consumidores ibéricos, pero es necesario pensar en reformas estructurales, ha indicado Ribera. Por tanto, al igual que la presidenta de la Comisión Europea, se ha mostrado a favor de reformar el sistema energético europeo y reducir la dependencia de combustibles fósiles. “Es capital abrir ese debate y encontrar la mejor solución” para construir una Europa mejor a nivel energético, ha indicado.

La «excepción ibérica», clave para abaratar la energía

La «excepción ibérica» es la propuesta conjunta de España y Portugal que la Unión Europea reconoció el 25 de marzo. Ambos países pedían ser contemplados como una «isla energética» para poder activar medidas propias que les afectaran a ellos, ya que sus interconexiones energéticas con el resto de Europa no alcanzan el 3% del mercado, según afirmó entonces el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

A través de un comunicado, el Ejecutivo comunitario estimó este miércoles que la medida, que estará vigente hasta el 31 de diciembre de 2023, tendrá un coste total de 8.400 millones de euros: 6.300 millones corresponderán a España y 2.100 millones a Portugal.

Así, a partir del 14 de junio, España y Portugal fijarán en 40 euros/MW/h el precio del gas durante los primeros seis meses, un valor que subirá a 48,8 euros de media a lo largo de los 12 meses de vigencia del mecanismo. Con este límite al gas, el precio medio del mercado mayorista de la luz bajará a 130 euros/MWh, algo que notarán los hogares en su factura de la luz.

Ver noticia en: www.rtve.es