Desmantelado el primer laboratorio en España de procesamiento de hachís a gran escala



La Guardia Civil y la Policía Nacional han desmantelado en la provincia de Barcelona el primer laboratorio de España dedicado al procesamiento y tratamiento de hachís a gran escala. Lo han hecho en una operación conjunta que ha durado seis meses. En este tiempo, se han llevado a cabo un total de 12 registros en distintas localidades. También se ha detenido a 13 personas que, según apunta la policía, formaban parte de una organización criminal dedicada al tráfico internacional de drogas.

La investigación se inició en enero, cuando la policía detectó una actividad sospechosa en una nave del municipio barcelonés de Castellar del Vallès. Ambos cuerpos tenían la mirada puesta en un grupo en concreto, por lo que se aunaron esfuerzos y se creó un equipo conjunto para compartir la información obtenida. La operación fue bautizada como Pompeyo-Marte.

En una primera aprehensión a primeros de año, se interceptaron dos cargamentos con 25 kilogramos de marihuana ocultos en un camión que transportaba material sanitario. Eso sucedió en la frontera con Francia en la Jonquera (Gerona). En febrero, en Cádiz, se localizó otro camión que previamente había estado en la nave investigada, esta vez con 54 kilos de hachís ocultos en las ruedas.

Un envío desde Sudamérica despertó las alarmas

Más tarde, en abril, las autoridades mexicanas detectaron un envío de casi 50 kilogramos de MDMA desde Sudamérica con destino a Cataluña. Esto alertó definitivamente a la policía y puso de manifiesto que la organización adquiría y distribuía diversos tipos de droga mediante una sofisticada infraestructura y despliegue logístico.

A principios de junio, el grupo envió un palé de cajas de cava a través de una empresa externa de transporte. Las medidas de seguridad que emplearon durante el proceso de envío eran excesivas e hicieron sospechar de inmediato al equipo conjunto de investigación. El vehículo fue interceptado y se descubrieron cerca de 22 kilos de cogollos de marihuana que se dirigían hacia Alemania. Con la carga, habían instalado una baliza de seguimiento para tener controlada en todo momento la mercancía.

12
registros

han efectuado las autoridades policiales en varios municipios de la demarcación de Barcelona

Finalmente, el pasado 9 de junio se realizó un gran dispositivo entre ambos cuerpos policiales en el que, por la peligrosidad de alguno de los miembros de la banda, se utilizaron unidades especiales de intervención. Se realizaron un total de doce registros en las localidades barcelonesas de Castellar del Vallès, Sabadell, Vic, Granollers, Badalona y Santa Eulàlia de Ronçana.

La operación se saldó con 13 detenidos y se intervinieron 710 kilogramos de marihuana, uno y medio de hachís, dos y medio de polen, más de cuatro de cocaína y 1305 plantas de marihuana, además de 140.000 euros en efectivo, dos revólveres, una réplica de fusil, un vehículo de alta gama blindado y un dispositivo para detectar balizas de seguimiento.

Los laboratorios

Durante los registros se consiguieron desmantelar dos laboratorios de procesamiento de hachís y uno de elaboración de drogas sintéticas. Según afirma la policía, la organización aprovechaba la capacidad logística que había creado en torno a la distribución de hachís para recibir envíos de drogas sintéticas desde Sudamérica y distribuir los estupefacientes en el resto de Europa.

Estas instalaciones se localizaron en Santa Eulàlia de Ronçana y Castellar del Vallès. El primero lo utilizaban para elaborar MDMA, y el segundo –ubicado en la nave que dio origen a la investigación–, se ha convertido en el primer laboratorio para procesar grandes cantidades de hachís en España. De este modo, la operación ha constituido un éxito y seis de los trece detenidos ya han ingresado en prisión.

Ver noticia en: www.abc.es