El bloqueo del Gobierno colapsa la acogida de solicitantes de asilo en Madrid



La última oleada de solicitantes de asilo estalló en 2019. El aeropuerto de Barajas era una de las puertas de entrada de la avalancha (sobre todo, venezolana) y Madrid se preparó. El ayuntamiento levantó Las Caracolas, un centro de acogida temporal de emergencia en el distrito de Villa de Vallecas. Por sus módulos prefabricados han pasado refugiados venezolanos, mujeres afganas, ciudadanos ucranianos… La estancia suele alargarse unos 15 días; después, el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones introduce a los solicitantes de asilo en el sistema estatal de acogida. Sin embargo, desde el pasado 31 de mayo, el Gobierno no ha sacado a ninguna persona de estos recursos municipales.

«Estamos muy preocupados», declaró este jueves el delegado del Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social del consistorio, Pepe Aniorte. La red madrileña —los Centros de Acogida Temporal de población migrante y los recursos de Emergencia Social— está al 120% de su capacidad. «Tenemos 368 plazas para apoyar al ministerio en esa acogida y estamos utilizando 450, que son plazas destinadas a apoyar a familias que han tenido un desahucio, por ejemplo», señaló Aniorte, que trasladó a la Junta de Gobierno el informe que recoge los datos y refleja este «colapso».

La cifra
120%
Saturación

La red municipal, formada por los Centros de Acogida Temporal y los recursos de Emergencia Social, está a un 120% de capacidad

El drenaje ministerial nunca es estable y depende de las llegadas de migrantes. La guerra en Ucrania ha complicado los flujos y en los últimos dos meses la salida de personas de los centros madrileños está paralizada. En abril, la capital atendió a un total de 282 solicitantes, hubo 95 entradas y 185 salidas al sistema estatal, según el informe elaborado por el Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social. Un mes después, la situación rebasó el umbral del colapso.

El pasado mayo accedieron a los recursos municipales 239 solicitantes de asilo, pero el ministerio solo retiró a 71. El saldo alcanzó entonces las 450 plazas en uso, una cifra que se ha mantenido desde entonces. En junio y en julio se han incorporado otros 301 y 350 solicitantes, respectivamente, mientras las derivaciones del Gobierno central continúan bloqueadas. «Para que funcione esa derivación, el ministerio tiene que acoger 150 familias al mes», resumió Aniorte, «entendemos que el ministerio se tiene que ocupar de los refugiados ucranianos, pero hay muchas nacionalidades que vienen a Madrid para buscar una vida mejor».

Oleada de venezolanos

En lo que va de año, la Secretaría de Estado de Migraciones ha atendido a más de 130.000 personas solicitantes y beneficiarias de protección internacional. El 76% huyen de la guerra en Ucrania y ninguna de ellas ha sido acogida por la red madrileña, informan desde el ministerio. «El sistema de acogida ha establecido un cauce privilegiado con los servicios sociales del Ayuntamiento de Madrid, que ha permitido la derivación de 427 personas en lo que va de año», sostienen las mismas fuentes. En estos momentos hay 110 solicitantes de asilo pendientes de derivación: un 46% son venezolanos y un 26% colombianos.

La cifra
110
Solicitantes

El número de personas que se encuentran en los centros madrileños pendientes de derivación al sistema estatal

Esta oleada está dominada por venezolanos y colombianos, pero también hay peruanos, nicaragüenses y, en las últimas semanas, el consistorio ha detectado un aumento de georgianos. Según las cifras municipales, desde el 20 mayo hasta el 15 de julio, un total de 523 personas han sido atendidas en su red de emergencia «sin que hayan podido acceder a una plaza de alojamiento por la falta de asignaciones del ministerio». Todavía no ha habido una reunión entre administraciones. El alcalde José Luis Martínez-Almeida se citará con el ministro del ramo, José Luis Escrivá, «en los próximos días». Una llamada telefónica para revertir el colapso.

Ver noticia en: www.abc.es