El presidente Fernández nombró un "superministro" de Economía para evitar el temido derrumbe argentino



En lo que algunos analistas consideran como el último intento para evitar el naufragio del Gobierno peronista, el presidente Alberto Fernández ha decidido una restructuración profunda de su gabinete ministerial. Fernández ha nombrado al presidente de la cámara de Diputados, Sergio Massa, como una suerte de «superministro» que tendrá bajo su control la economía de un país con más de 40% de pobres y desquiciado por el aumento del precio del dólar y su correspondiente efecto inflacionario. Massa había roto en 2013 con la entonces presidenta y actual vice Cristina Fernández de Kirchner. Se presentó solo a las elecciones generales de 2015 con Fernández como su jefe de campaña. Ganó el derechista Mauricio Macri. Para derrotarlo, cuatro años más tarde, los tres decidieron unirse y tratar de pasar por alto los viejos rencores cruzados. El Frente de Todos pudo vencer en las urnas, pero su gestión, marcada en principio por la pandemia, nunca fue unificada. En las parlamentarias del año pasado, el peronismo perdió cuatro millones de votos, el preludio de la presente crisis que tuvo su pico de tensión con la salida, semanas atrás, de Martin Guzmán, el ministro de Economía que firmó un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para refinanciar 44.000 millones de dólares de una deuda contraída por Macri y que, según Fernández de Kirchner, supuso un ajuste que no solo ha dejado al oficialismo sin su mayoría en el Congreso sino que presagia una paliza electoral en 2023.

Seguir leyendo….

Ver noticia en: www.elperiodico.com