Los ganaderos de Monfragüe reciben con críticas a Sánchez y a Vara: «A la hora del fuego deberíais haber estado»



Actualizado

Un grupo de afectados por los incendios en esta zona acusan de «dejadez» al presidente del Gobierno y de la Junta de Extremadura

Los ganaderos de Monfragüe reciben con críticas a Sánchez y a Vara
  • Extremadura Dolor y rabia en el incendio de Monfragüe: «Ha sido un auténtico infierno, lo nunca visto»

Un grupo de afectados por los incendios, entre ellos ganaderos que han perdido sus animales por el incendio de Monfragüe, recibieron a Pedro Sánchez y Guillermo Fernández Vara con críticas en el Puesto de Mando Avanzado en el Puerto de Miravete, donde no pudo acceder la prensa, a la que habían situado desde hora y media antes de la comparecencia en la zona cero del incendio, a unos 15 kilómetros del puesto de mando. Este puesto de mando ha estado ubicado durante todo el fin de semana junto a un área de Servicio, ‘Ventilla del Camionero’ y una gasolinera, en el kilómetro 219. A esta zona, en la mañana de este lunes, no pudieron acceder los periodistas que cubrían la visita de Pedro Sánchez, que fueron ubicados desde el primer momento en donde iba a tener la comparecencia el presidente del Gobierno, a unos 15 kilómetros. De hecho, los vecinos se quejaron ante la falta de periodistas: «Guardias hay muchos, pero periodistas ninguno, ¿dónde están?».

A las puertas de esta área de servicio, las quejas fueron generalizadas: «A la hora del fuego deberías haber estado», clamaron ante la llegada del presidente de la Junta, que se acercó a hablar con ellos mientras Sánchez sobrevolaba la zona montado en un helicóptero. «Los buitres vienen ahora», espetaron con sorna.

Entre las personas que acudieron a protestar estaban los ganaderos que sufrieron la pérdida de una yegua, carbonizada por el fuego, y varias ovejas, Carlos Grande y su padre, Juan Carlos, agente de Medio Ambiente, como publicó este domingo EL MUNDO. Precisamente, éste le recriminó a Vara que «aquí el incendio del segundo día ha sido por dejadez porque aquí sabemos que el aire es cambiante y el verano, sobre todo, es solano pero a Miravete siempre bajaba la brisa de la sierra, pero en cuanto vino el aire y se dio la vuelta, se quemó lo que no se había quemado antes».

Junto a una veintena de vecinos de la zona, recriminaron al presidente de la Junta de Extremadura, que esperaba la llegada de Pedro Sánchez, que la comarca y, sobre todo el parque nacional, estaba sin limpiar ni desbrozar desde hace al menos tres años, como advirtieron incluso alcaldes, como el de Serradilla, Javier Sánchez Vega, que es del PSOE, además de la asociación de amigos de Monfragüe. «Ha faltado coordinación», le repetían una y otra vez a Fernández Vara, también en presencia de varios agentes de la Guardia Civil, que no tuvieron que intervenir. «Somos tan verdes que no se puede hacer nada en el campo», le decían a Vara, y se preguntaban: «¿Cómo va a venir la gente al campo?» o «si lo que quieren es que nos vayamos, que dejemos los pueblos y ya está».

Los ganaderos le expresaron a Fernández Vara toda su indignación por lo sucedido y cuando se marchaba el presidente de la Junta fue despedido con fuertes silbidos. Durante la conversión, le espetaron frases como éstas: «La culpa es de Pedro Sánchez», aunque otro intervino a la vez: «De él y de los anteriores, de derechas y de izquierdas, de todos, esto viene de hace muchos años porque no nos dejan hacer nada», refiriéndose a que tampoco les dejan realizar trabajos de pastoreo en esta reserva natural. El presidente extremeño aguantó las recriminaciones y se marchó del lugar para recibir al presidente del Gobierno, que llegaba en esos momentos en el helicóptero, cuestión que fue criticada por los vecinos: «Mira cómo viene, al precio que está el gasoil».

Guillermo Fernández Vara se marchó del lugar sin mediar palabra en cuanto aterrizó el helicóptero en la explanada junto a la estación de servicios.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Ver noticia en: www.elmundo.es