Los incendios no dan tregua y Zamora revive la pesadilla de la Sierra de la Culebra




  • Los brigadistas de Castilla y León se enfrentan a decenas de fuegos en toda la comunidad: «Van de un incendio a otro sin descanso»

  • Dos grandes incendios en Galicia han obligado a desalojar treinta núcleos de población en Lugo y Ourense

  • La situación mejora en Extremadura, pero el peligro se mantiene por el viento y las altas temperaturas

Cuando no se ha cumplido ni un mes desde que la Junta de Castilla y León declarase como estabilizado el fuego en la zamorana Sierra de la Culebra, el mayor incendio forestal de la historia de España, las llamas han vuelto al oeste de Zamora. El incendio forestal de Losacio, que ha obligado a desalojar una veintena de pueblos y ha arrasado ya cerca de 11.000 hectáreas, se ha adentrado en la tarde de este lunes en la reserva de caza de la Sierra de la Culebra, donde aún no se ha extinguido, 32 días después de su inicio, el anterior incendio.

Impulsado por las altas temperaturas y el viento, ha obligado a cortar la línea del AVE Madrid-Galicia, la N-631 y otras vías, y en la tarde de este lunes se le consideraba inextinguible por la rapidez y la virulencia de su avance. «Los medios terrestres es imposible que actúen en la cabeza del frente», reconoció Javier Esquerro, técnico de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta. Los medios aéreos suponían en ese momento la única manera de frenar las llamas.

Esta velocidad en el movimiento del fuego ha dejado dos víctimas mortales. Uno de ellos es el brigadista Daniel Gullón Varas, manguerista de una autobomba que quedó atrapado por las llamas este domingo. «Se veía venir», aseguró a Efe otro brigadista de las cuadrillas helitransportadas que trabajan en los incendios de la comunidad. En su opinión, las altas temperaturas, la gestión de la Junta, los pocos medios que hay y el hecho de que los montes estén «todos sucios» hacían prever lo ocurrido. Además, los integrantes de los operativos están «muy cansados porque van de un incendio a otro sin descanso».

La otra víctima es un pastor de la zona, de 69 años, que se encontraba con su rebaño de ovejas cuando se cree que se encontró con el fuego, también el domingo por la tarde. Su cadáver ha sido hallado este lunes.

Por desgracia, el incendio de Losacio es solo uno más de las decenas que se extienden por varias zonas de la península y, favorecidos por las altas temperaturas y el viento, han arrasado ya al menos 25.000 hectáreas.

Solamente en Castilla y León hay un total de 35 incendios declarados, 15 de ellos de actividad «fuerte», entre los que los más alarmantes, junto al de Zamora, son los de Monsagro (Salamanca), Cebreros (Ávila) y Montes de Valdueza (León).

En Galicia se han tenido que desalojar treinta núcleos de población en las provincias de Lugo y Ourense como consecuencia de los incendios, que afectan de forma especial a las zonas de Folgoso do Courel (Lugo) y Valdeorras (Orense), que ya han arrasado más de 7.900 hectáreas, según el último balance provisional de la Consellería do Medio Rural.

El incendio de Carballeda de Valdeorras, que se extendió al municipio limítrofe de O Barco de Valdeorras, sigue avanzando sin control y alcanza ya las 4.000 hectáreas calcinadas en una jornada en la que los fuegos superan ya las 11.800 hectáreas quemadas. Para intentar frenarlo trabajan más de cuatrocientos efectivos, más de un centenar de miembros de la Unidad Militar de Emergencias (UME) y por primera vez han sido activadas las tres grandes cisternas de las que dispone la Axencia Galega de Emerxencias (Axega).

También en Folgoso (Lugo), las llamas han arrasado miles de hectáreas. Según el parte de la Xunta de Galicia, ocho fuegos seguían activos, tres estabilizados y cuatro se encontraban bajo control en la tarde de este lunes.

En Cataluña, los Bomberos han activado once dotaciones, siete de ellas aéreas, para luchar contra un nuevo incendio declarado este lunes en el Pont de Vilomara, en la comarca del Bages (Barcelona), donde este domingo otro fuego afectó a 1.600 hectáreas, obligando a evacuar a 200 vecinos y a confinar a 4.500 en el momento más álgido.

La situación ha mejorado en Andalucía, donde el fuego declarado el pasado viernes en la sierra de Mijas ha sido dado por estabilizado tras calcinar 2.070 hectáreas, y en Extremadura, una de las comunidades más afectadas por el calor y los fuegos durante los últimos días. Aunque el incendio en el Valle del Jerte sigue activo, los de Las Hurdes y Casas de Miravete ya han sido dados por estabilizados.

Hasta esta localidad cacereña, donde el fuego afectó al Parque Natural del Monfragüe y quemó 3.000 hectáreas, se han desplazado este lunes el rey Felipe VI y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. El presidente ha asegurado que, en lo que va de año, los incendios han arrasado más de 70.000 hectáreas, casi el doble de la media de la última década y ha relacionado estos fenómenos con el cambio climático. «El cambio climático mata», ha asegurado.

Noticias relacionadas

Ver noticia en: www.epe.es