Pedro Snchez, sobre los incendios: «Nos quedan por delante das muy complicados»



Una vivienda de la que tan solo queda en pie una pared granate; otra cuya fachada es ahora ms negra que amarilla; una ms all sin puertas, ventanas ni tejado. Y as hasta 15, todas reducidas a cenizas y escombros.

La aldea de Alixo, bautizada ya como la ‘zona cero’ de los incendios de O Barco de Valdeorras (Ourense) ahora es un pueblo devastado por las llamas.

Sus vecinos seguan atnitos la evolucin del gran incendio forestal que comenz en Riodolas (Carballeda de Valdeorras) durante la tormenta del pasado jueves 14 de julio cuando el domingo, de forma sorpresiva, les alcanz y arras todo a su paso.

El fuego sigue activo casi una semana despus tras calcinar 7.500 hectreas y decenas de casas de varios municipios y ellos van ya por el cuarto da en vilo, pendientes de los rescoldos que todava emanan de algunas de las casas y que temen que, si se despistan, alcancen la parte del pueblo que ha sobrevivido.

Han recibido la visita del presidente del Gobierno, Pedro Snchez, que, acompaado por el presidente de la Xunta de Galicia, Alfonso Rueda, ha recorrido los restos de una aldea hasta el domingo verde y ahora «un yermo gris y negro», en palabras de Marga Pizcueta, una de sus vecinas, que el domingo sac a sus hijas a toda prisa sin llevarse nada ms que a sus dos gatos y comida para alimentarlos y, tras dejarlas a buen recaudo en O Barco, regres a intentar salvar su aldea.

22.000 hectreas

Snchez ha llegado a Ourense con 8 incendios activos entre esta provincia y Lugo y cuando el fuego haba arrasado ms de 22.0000 hectreas y 85 construcciones -la mayora, viviendas- y haba obligado a desalojar a 1.400 personas en 80 ncleos de poblacin.

Tras recorrer la zona cero de la catstrofe y entrevistarse con los responsables del operativo de extincin – en Galicia reforzado por 200 efectivos de la UME y 100 del Ejrcito-, ha advertido que «la emergencia climtica que est viviendo el planeta es una evidencia» y «es letal desde el punto de vista de vidas humanas y lo es en trminos de la biodiversidad, medioambientales, sociales y econmicos».

«El desafo que tenemos por delante es enorme», ha reconocido, y ha avisado que «quedan das difciles en Galicia y en el resto de Espaa» en relacin con el fuego, dado que «las previsiones meteorolgicas apuntan a que va a haber un repunte de temperaturas» en toda la Pennsula a partir de maana». Fue justo la misma advertencia realizada por el presidente gallego, «nos quedan por delante das muy complicados».

Ante l, Snchez ha insistido en la importancia de la «coordinacin institucional, de trabajar codo con codo» y asegur que desde su Ejecutivo estn haciendo «todo lo que est en nuestra mano» para que las personas desalojadas «puedan regresar cuanto antes a sus casas, a sus hogares y puedan recuperar su vida cotidiana».

Marga recuerda los momentos de «angustia» y «pnico». «El domingo, a las tres y media de la tarde, estbamos comiendo y vimos una luz muy grande, luego una nube tipo hongo encima de Alixo y en media hora estaba atacando las casas del barrio de arriba».

Una vecina de la localidad de Alixo (O Barco de Valdeorras) llora al observar los daos causados por las llamas.BRAIS LORENZOEFE

Les trajo al recuerdo imgenes de un incendio similar hace diez aos en los que las casas eludieron el fuego por muy poco, pero lo que estaba por llegar fue peor. «Imagina tener media hora para planificar si te quedas e intentas salvar su casa o marchas y salvas tu vida», plantea.

Ella ha optado por priorizar a sus hijas, pero su marido se qued y ella no tard en regresar. Su esposo ha enfriado y mojado el entorno de su casa y finalmente «con mucha suerte» eludieron el fuego, «nos rode por todas partes y milagrosamente nos salvamos», pero otras 15 viviendas no tuvieron la misma fortuna y ellos todava no respiran tranquilos. Desde la tarde del domingo, con las casas ya arrasadas, 14 de ellos, 16 en los momentos de mayor tensin, siguen de guardia.

El lunes por la maana las llamas se reavivaron y avanzaron tan rpido que «cruzaron el ro en 2 o 3 horas», as que temen que la evolucin caprichosa del fuego vuelve a ponerles en peligro.

Casas reducidas a escombros

Las 15 casas reducidas a escombros estaban todas pegadas y con tejados de losa y madera que ayudaron a propagar las llamas, de modo que todo ocurri tan rpido que ni siquiera tuvieron tiempo a pensar qu se llevaban.

Una vecina opositora recogi su temario y otros a sus animales, pero el resto no tuvieron ms remedio que dejarlo todo atrs. El «pnico» a que todo vuelva y sea igual de veloz es lo que les impide descansar y les lleva a hacer guardias da y noche.

Viviendas calcinadas por las llamas en la localidad de Alixo (O Barco de Valdeorras).
Viviendas calcinadas por las llamas en la localidad de Alixo (O Barco de Valdeorras).BRAIS LORENZOEFE

La tranquilidad no ser completa hasta que el fuego se apague y saben que ese momento, en Galicia, puede no llegar en todo el verano. Esa rabia y angustia les lleva a pensar tambin en cmo poda haberse evitado y recuerdan que «los incendios se apagan durante el invierno, con prevencin«, y esas tareas preventivas no forman parte de la poltica forestal.

En Alixo, adems, critica que no llegaron medios de extincin y tan solo el domingo contaron con la ayuda de dos bomberos, «lo dems, tuvimos que hacerlo los vecinos con Proteccin Civil».

Los incendios ya han arrasado alrededor de 22.000 hectreas en Lugo y Ourense desde el jueves, cebndose con las zonas de Valdeorras, O Courel y Ombra. En Folgoso do Courel, su alcaldesa, Lola Castro (PP), sigue con «impotencia» cmo «vemos arder nuestras casas y nuestros pueblos» y en O Barco, Alfredo Garca (PP), mira con temor hacia la evolucin del viento, que puede impedir que las llamas logren controlarse.

Mientras la UME y medios locales, autonmicos y estatales se afanan en controlar las llamas, tambin se mira hacia los desencadenantes y el presidente de la Xunta los atribuye a un fenmeno atmosfrico «absolutamente excepcional e indito» en Galicia, a raz de una situacin que los expertos en meteorologa calificaron de «desconocida».

El consejero gallego de Medio Rural, Jos Gonzlez, aade que estos fuegos «provocaron pirocmulos que traan consigo cambios en la propia climatologa». De cara a este mircoles regresan las altas temperaturas que pueden complicar la situacin.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Ver noticia en: www.elmundo.es