Un hombre con dos rdenes de detencin y una miss, presuntos autores del robo de 45 botellas exclusivas de la bodega del restaurante Atrio



  • Arresto La Polica Nacional detiene en Croacia a los dos autores del robo de 45 botellas exclusivas de la bodega del restaurante Atrio
  • Hemeroteca Un robo de pelcula y millonario desmantela la bodega de lujo del restaurante Atrio de Cceres

La Polica no ha resuelto del todo el robo de las 45 botellas exclusivas en el famoso restaurante Atrio de Cceres. De hecho, falta la ms valorada por sus dueos, el chef Jos Polo y su pareja Too Prez, un Chteau d’Yquem de 1806, valorado en 310.000 euros, pero al menos tiene a sus autores materiales detenidos: Constantn Golubic, un ciudadano rumano con antecedentes de 47 aos, y Priscila Lara Guevara, mexicana de 29 aos que fue Miss Earth por el Estado de Mxico en 2016, segn han confirmado fuentes de la investigacin.

El hombre, que tambin tiene la nacionalidad neerlandesa, haba sido arrestado por casos similares de robos de botellas de vino o licores de alto precio. Por ello, tena causas pendientes en dos juzgados de Madrid. Una de ellas se refiere a la sustraccin de un vino valorado en 39.000 euros de una bodega gourmet del barrio de Salamanca. La mujer no tena antecedentes penales.

Desde que cometieron el robo en Cceres en octubre del ao pasado han estado viajando por Europa, utilizando para ello pasaportes falsos y siempre viajando en coche para no ser detectados en los aeropuertos.

Tras el golpe de Cceres viajaron a Rumana y despus regresaron a Espaa. Desde entonces se han movido por otros pases europeos y han estado en Croacia en varias ocasiones, tras visitar Montenegro. Precisamente fueron detenidos en Croacia, en el puesto fronterizo de Karasovi Sutorina.

Priscila Lara Guevara.E.M.

Ahora se encuentran en este pas a la espera de la emisin de una euroorden para su extradicin a Espaa, lo que podra ocurrir en unas dos semanas, con el fin de que la Polica los ponga a disposicin del Juzgado de Instruccin n 4 de Cceres, que es el que lleva el caso.

El jefe de la brigada de la Polica Judicial de Cceres, Luis Carlos Caballero, ha explicado que la pareja resida en Madrid aunque no estaban mucho tiempo en el mismo sitio como medida de seguridad para no ser localizados. «La venta de este tipo de vinos produce muchos beneficios y han vivido de esto durante mucho tiempo», ha informado, para apuntar que se trata de personas «especializadas» en esta clase de robos.

La polica, aunque desconoce en estos momentos la localizacin de las botellas, confa en dar con el paradero de las mismas. Este tipo de robos de ‘guante blanco’ se suele realizar por encargo de un tercero.

Los mandos policiales de la operacin han ofrecido hoy una rueda de prensa en Cceres para ofrecer detalles de esta operacin, que contina abierta. En concreto, han participado Jos ngel Gonzlez, jefe de la Unidad de Delitos Econmicos y Financieros de la Polica Judicial; el jefe Superior de Extremadura, Alfredo Garrido, y la delegada del Gobierno en Extremadura, Yolanda Garca Seco.

Un golpe planeado al detalle

Los ahora detenidos prepararon el golpe con todo detalle porque estuvieron en las instalaciones de Atrio hasta en tres ocasiones antes del robo perpetrado en la madrugada del pasado 27 de octubre. Segn el informe de la Polica, al que ha tenido acceso EL MUNDO, visitaron hasta en tres ocasiones el restaurante, desde donde se accede a travs de una puerta a la bodega. En concreto, cenaron dos veces y en la otra ocasin almorzaron. Fue en junio, en dos ocasiones, y en agosto otra. Pasaron absolutamente inadvertidos. De hecho, si por algo destacaron fue por su exquisita educacin y modales, como cont horas despus del robo Jos Polo.

El da del robo la mujer realiz la reserva de la habitacin y lleg en primer lugar. Bien vestida, llam la atencin a la directora del hotel porque iba con una peluca y slo traa consigo una mochila. Nada que hiciera sospechar algo extrao. Mostr un pasaporte suizo como identificacin y siempre habl en un perfecto ingls, como luego su acompaante.

Despus de inscribirse en el hotel, la mujer recibi la visita de su acompaante, que no estaba registrado. Cenaron juntos y pagaron de inmediato. Se mostraron extremadamente amables y muy educados y como suele suceder con la mayora de los visitantes que lo requieren, se les ofreci una visita a la exclusiva bodega, que es otro de los atractivos que ofrece la direccin de Atrio despus de degustar sus esmerados y atractivos platos y su gran coleccin de vinos.

Ms que una emblemtica bodega, lo que tiene Atrio es un autntico museo. Ms de 4.000 referencias, entre las que se incluyen 42 aadas de Mouton-Rothschild, 27 de Latour, 23 de Petrus…. y 80 del mtico Chteau d’Yquem, la mayor coleccin del mundo fuera de la bodega, que se puede visitar en una pequea capilla, con la mtica botella de 1806, tambin robada, y que es la que especialmente ha causado un gran dao moral a sus propietarios.

As que la pareja visit la bodega y posteriormente subi a la habitacin. No fue hasta el medioda del da siguiente, cuando se comenz a preparar el servicio de comidas del restaurante, cuando uno de los somelier accedi a la cava y ech en falta algunas botellas. Se da la circunstancia de que la iluminacin haba sido cambiada das antes. Pero durante la madrugada, el hombre abandon la habitacin para dirigirse al stano donde se encuentra la bodega. Era sobre las 1.30 horas. Tras acceder con una llave maestra, previamente sustrada, sali despus con tres grandes mochilas -una en cada mano y otra a la espalda- donde introdujo las botellas. Para protegerlas, utilizaron varias toallas de la habitacin. Mientras tanto, la mujer distrajo al empleado con la excusa de que le preparase algo de comer a pesar de que la cocina ya estaba cerrada.

El robo fue descubierto a la maana siguiente. Los presuntos autores ya no estaban en el hotel, que dejaron sobre las 5:30 horas. El vigilante de seguridad propio que tiene el establecimiento tampoco se dio cuenta de nada. De hecho, fue el que atendi a la mujer que solicit algo de comida y este trabajador le advirti entonces que la cocina estaba ya cerrada. Pero tanto le insisti y tan inculcada tienen la labor de servicio todos los empleados del complejo, que finalmente el propio vigilante le prepar una ensalada, momento que aprovech el atracador para llevarse las botellas. La mujer lleg a insistir en que le prepararan un postre para ganar ms tiempo. Pasaron entre diez y quince minutos, suficientes para desvalijar la bodega y subir hasta la habitacin las 45 botellas sustradas.

Despus, sobre las 5.00 horas, ya estaba en recepcin para realizar el check out. Pagaron con tarjeta y se marcharon andando, perdindose por las calles peatonales del casco antiguo de Cceres, en la oscuridad de la noche. De ah, la huida de Espaa por varios pases europeos durante estos meses.

Un golpe limpio, de especialistas, hasta que han sido detenidos, de momento sin las botellas.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Ver noticia en: www.elmundo.es